29 de mayo, lunes

Comenzamos a rezar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Hoy lunes, escuchamos la lectura del evangelio de ayer domingo y lo hacemos de manera tranquila, respirando profundamente cogiendo aire por la nariz y dejándolo salir por la boca suavemente…y así, dos veces más. Una vez relajados ya estamos dispuestos para escuchar lo que Jesús nos dice con sus palabras: SÉ QUE ESTÁS CONMIGO.

Motivación:

Cuando mis padres salen de viaje a algún sitio, siempre me pongo un poco triste porque me gusta estar con ellos y antes de irse, me recuerdan que tengo que ser responsable, cuidar de mis hermanos y que les llame cuando haga falta.

Pues hoy vamos a rezar sobre algo parecido: Jesús viene a anunciar que ya no le verán más. Escuchamos…

Adaptación de Mt 28, 16-20

Los amigos de Jesús se fueron a Galilea, a un monte que Jesús les había dicho. Cuando estaban allí, volvió a aparecer Jesús. Ellos estaban admirados. Jesús se acercó y le dijo: “Mirad, el Padre me ha dado todo el poder en el cielo y la tierra. Y yo, ahora, os voy a hacer un encargo, una misión. Id por todo el mundo y contad mi historia, llevad mi amistad, y bautizad a la gente en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñadles lo que habéis aprendido de mí. Y aunque no me veáis, sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

Nos daría pena que se fuera para siempre, ¿verdad? Pero no nos quedamos con eso. Él dice: no os quedéis quietos; que vayan por todo el mundo y que aunque no le vean, él siempre les acompaña.

Jesús no quiere que te quedes triste.

Jesús quiere que contagies el amor que él te da, a todos los que te rodean.

Terminamos con ALÉGRATE MARÍA…

María Nuestra Buena Madre…Ruega por nosotros

San Marcelino Champagnat…Ruega por nosotros

 

26 de mayo,viernes

Comenzamos a rezar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Canto de entrada: Junto a tí María (lo hacemos de pié mirando a MARÍA)

Comenzamos la mañana en la capilla y lo hacemos en clave de interioridad: intentamos adoptar una postura cómoda; la espalda recta apoyada en el respaldo, las manos apoyadas en las piernas y con los ojos cerrados, nos apartamos de los ruidos que pueda haber a nuestro alrededor hasta conseguir estar relajados. Tomamos aire por la nariz expulsándolo lentamente por la boca; hasta tres veces… y comenzamos escuchando…

Motivación:

Estamos terminando el mes de Mayo; el mes más bello de entre todos.

Hoy te lo ofrecemos, María, porque estamos alegres como los pájaros que cantan y seguro que nos hablan de ti. Te ofrecemos este mes, porque te mereces lo mejor: las flores más bonitas, los mejores sentimientos, los piropos más bonitos, las mejores acciones y el mejor comportamiento.

Invitamos a los niños a que cierren los ojos y piensen en un piropo para María, en algo por lo que darle gracias o simplemente un beso. Comparten con todos. Terminamos  nuestra oración de hoy: Alégrate María

Canto final: Buena Madre

María Nuestra Buena Madre…Ruega por nosotros

San Marcelino Champagnat…Ruega por nosotros

25 de mayo, jueves

Comenzamos a rezar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Canto de entrada: Junto a tí María (lo hacemos de pié mirando a MARÍA)

Comenzamos la mañana en la capilla y lo hacemos en clave de interioridad: intentamos adoptar una postura cómoda; la espalda recta apoyada en el respaldo, las manos apoyadas en las piernas y con los ojos cerrados, nos apartamos de los ruidos que pueda haber a nuestro alrededor hasta conseguir estar relajados. Tomamos aire por la nariz expulsándolo lentamente por la boca; hasta tres veces… y comenzamos escuchando…

Motivación:

María supo educar a Jesús como una buena madre. Inculcó en él los valores que una madre quiere para su hijo y siempre con los ojos puestos en Dios.

María disfrutaría viendo crecer a su hijo, hasta verle convertido en un hombre. Seguramente, Jesús, alguna vez le daría algún disgustillo, pero María consiguió que Jesús fuera cariñoso, bueno, responsable y Jesús, como buen hijo, seguro que supo ver en María todo su esfuerzo, cariño y dedicación.  Hoy pedimos a María, que nos ayude a ser buenos hijos.

Escuchamos estas frases en boca de nuestros compañeros y al final repetimos: Ayúdame María

  • Papá y mamá, no me deis todo lo que pida, a veces, solo pido para ver cuánto puedo obtener. Ayúdame, María.

  • No me deis siempre órdenes; si a veces me pidierais las cosas, lo haría con más gusto. Ayúdame María.

  • Cumplid las promesas. Si me prometes un premio o un castigo, dámelo. Ayúdame María.

  • No me comparéis con nadie, si me hacéis lucir peor que los demás, seré yo quien sufra. Ayúdame, María.

  • No me corrijáis delante de los demás, enséñame a ser mejor cuando estemos a solas. Ayúdame María.

  • No me gritéis; os respeto menos cuando lo hacéis y enseñáis a gritar. Ayúdame María.

  • Dejadme valerme por mi mismo, o nunca aprenderé. Cuando estéis equivocados admitidlo y crecerá la opinión que tengo de vosotros. Ayúdame, María.

  • Haré lo que hagáis, pero nunca digáis y no hagáis. Ayúdame María.

  • Enséñame a conocer y a amar a Dios. Ayúdame María.

  • Cuando te cuente mis problemas no me digais  “no tengo tiempo”; comprenderme y ayudarme. Ayúdame María.

  • Queredme y decídmelo; me gusta oirlo de vuestra boca. Ayúdame, María. 

Terminamos con ALÉGRATE MARÍA…

María Nuestra Buena Madre…Ruega por nosotros

San Marcelino Champagnat…Ruega por nosotros

 

 

24 de mayo, miércoles

Comenzamos a rezar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Canto de entrada: Buena Madre

¿Alguna vez has estado en una boda? Normalmente a las bodas no acudimos solos, siempre vamos con familiares o amigos. Jesús también acudió a una boda y no fue solo, lo acompañaron María, su madre, y sus discípulos.

La boda a la que Jesús fue invitado se celebró en un pueblo llamado Caná, en la región de Galilea. Las bodas en aquel tiempo no eran como las de hoy, entonces duraban varios días en las que se celebraba una gran fiesta. Había comida y bebida en abundancia durante los días que se celebraba la fiesta para agasajar a los invitados.

María observó que faltaban días para acabar el convite y el vino se había agotado. Ella se preocupó, ¡había que hacer algo!.
Se acercó a Jesús y le comunicó la situación. La fiesta se acabaría, los novios estarían avergonzados… Jesús la tranquilizó.

María les dijo a los criados: “Haced lo que Jesús os diga”.
En ese tiempo no había agua corriente en las casas por eso almacenaban el agua en grandes vasijas de piedra. Jesús les pidió a los criados que trajeran 6 vasijas de estas llenas de agua. Cada vasija contenía el agua necesaria para llenar casi una bañera

Jesús mandó a los camareros que sirvieran a los invitados la bebida de aquellas vasijas. Cuando todos creían que servirían agua para beber se dieron cuenta de que no era agua, ¡era vino! el vino mas delicioso que habían probado.

El maestresala probó el vino y dijo: En todas las fiestas se sirve el mejor vino al principio, pero en esta fiesta el mejor vino se ha servido al final.

HACED TODO LO QUE JESÚS OS DIGA

Repetimos esta frase todos juntos: 

QUIERO ESTAR ATENTO A LAS NECESIDADES DE LOS DEMÁS, COMO MARÍA 

Terminamos con ALÉGRATE MARÍA…

María Nuestra Buena Madre…Ruega por nosotros

San Marcelino Champagnat…Ruega por nosotros

 

23 de mayo, martes

Comenzamos a rezar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Comenzamos escuchando la canción “Gracias Madre”.

Estamos atentos a los que nos dice la letra y después , cada uno comparte con los demás lo que más le haya gustado. 

Terminamos con ALÉGRATE MARÍA…

María Nuestra Buena Madre…Ruega por nosotros

San Marcelino Champagnat…Ruega por nosotros

22 de mayo, lunes

Comenzamos a rezar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Hoy lunes, escuchamos la lectura del evangelio de ayer domingo y lo hacemos de manera tranquila, respirando profundamente cogiendo aire por la nariz y dejándolo salir por la boca suavemente…y así, dos veces más. Una vez relajados ya estamos dispuestos para escuchar lo que Jesús nos dice con sus palabras: AMIGOS PARA SIEMPRE.

Adaptación de Jn 14, 15-21

Jesús les dijo a sus amigos. “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le voy a pedir al Padre que os dé un defensor, que estará siempre con vosotros. Ese defensor es el Espíritu de la verdad”. Se refería al Espíritu Santo, y por eso empezó a explicarles algo de ese espíritu. Les decía: “Mucha gente ni siquiera se da cuenta de que está ahí, ni lo conoce. Pero vosotros sí, lo conocéis porque lo tenéis muy dentro. Y porque habéis aprendido de mí a reconocer el amor verdadero. Si amáis de verdad, entonces Dios estará con vosotros”.

Jesús, esa noche no se despide de sus amigos,sino todo lo contrario; quiere que sepan que si no le olvidan, estará siempre con ellos: amigos para siempre. Así, el Espíritu Santo, es como cuando estoy en el patio y con los ojos cerrados siento la brisa y el solecito en la cara; pero cuando los abro, no los veo pero se que están ahí. Es algo que no podemos explicar pero sabemos que el Espíritu Santo está dentro de nosotros porque me anima  a ser mejor, más cariñoso, más bondadoso, a ser feliz y a hacer feliz al que tengo al lado. Siento que Jesús está muy cerca de mi.

Escuchamos esta canción y mientras tanto, piensa que cosas puedes hacer hoy para que los demás vean en ti a Jesús.

Repetimos después de cada frase: DAME FUERZA, ESPÍRITU DE DIOS

Para que pueda vivir como Jesús y cada vez parecerme más a él. DAME FUERZA, ESPÍRITU DE DIOS

Te pido que me ayudes a cambiar todo lo que me aleja de ti.  DAME FUERZA, ESPÍRITU DE DIOS

Ayúdame a ser cada día mejor hijo, mejor hermano, mejor compañero, mejor amigo, mejor alumno. DAME FUERZA, ESPÍRITU DE DIOS

Gracias por estar cerca de mi y ayudarme a distinguir lo que está bien de lo que está mal. DAME FUERZA, ESPÍRITU DE DIOS

Terminamos con ALÉGRATE MARÍA…

María Nuestra Buena Madre…Ruega por nosotros

San Marcelino Champagnat…Ruega por nosotros

 

18 de mayo, jueves

Comenzamos a rezar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Canto de entrada: Hoy te quiero cantar

Viene siendo costumbre que cada mes nos fijamos en una de las vidrieras de la capilla del cole. Hoy, aprovechando que estamos aquí, vamos a relacionar esta imagen con María.

¿Qué está haciendo Marcelino? Sí, ¡está haciendo una casa!

Cuando comenzó con los primeros Maristas, Marcelino se dio cuenta de que necesitaban una casa para que todos los hermanos pudieran vivir. Pero no tenían dinero para comprar una casa, ¡así que la construyeron ellos mismos!

Qué importante es hacer cosas juntos, con tu familia, con tus amigos… entre todos, aunque las cosas parecen difíciles, cada uno haciendo lo que puede, ¡Se pueden hacer grandes cosas, hasta construir una casa!

¿Y cómo vamos a relacionar esta vidriera con María? María, al decir sí al Ángel Gabriel comenzó a construir un hogar junto a José. Seguro que como todas las parejas que van a tener un bebé, pensaron en arreglar su hogar para este nuevo miembro; acomodarlo par que el bebé se sintiera seguro con todo lo necesario… Marcelino hizo esta casa para que todo el que vivera en ella, sintiera el calor y el amor de una familia, al igual que hicieron José  y María.

Reflexionamos y miramos a nuestro interior:

  • ¿En casa, con nuestros padres y hermanos, ponemos lo necesario para que todos estén cómodos y seguros?

  • ¿Hacemos lo posible por hacer cosas juntos en familia?

  • ¿En el cole, en nuestra gran familia marista, intentamos estar unidos?

  • Con nuestros amigos de clase, ¿eres tú el que construye la casa para que todos estén felices y seguros,  o eres más bien el que destruye con feos gestos y palabras, con tu pereza y mal comportamiento?

    Pedimos a la Buena MADRE que nos ayude a ser buenos constructores en nuestras familias y en nuestro cole.

Para finalizar la oración de hoy, escuchemos una canción muy bonita que cuenta la construcción de la casa de L’Hermitage por Marcelino y los primeros hermanos.

  CONSTRÚYENOS LA CASA…

https://www.youtube.com/watch?v=1q4AuKx1ED4

María, nuestra Buena Madre…Ruega por nosotros

San Marcelino Champagnat…Ruega por nosotros